Black Mirror

BLACK
imagen

Gory Patiño

Compartir en:


 BLACK MIRROR 
 El cruel encanto de la Tecno Paranoia 

"Cuando te miras en el espejo negro de tu smartphone, lo que ves es una versión más oscura de ti mismo”. Eso plantea la serie futurista Black Mirror, creada por el británico Charlie Brooker, presentador de la cadena BBC, cuyos programas hacen un análisis brutalmente honesto de la realidad, con matices de humor negro y sarcasmo. 

En Black Mirror, Brooker retrata un universo distópico en el que el avance de la tecnología es igualmente proporcional al desarrollo de nuestras peores pesadillas.´

Inspirada en la célebre serie de los 60 La Dimensión Desconocida (Twilight Zone), la primera temporada de Black Mirror fue estrenada en la BBC en 2011, y constaba de sólo tres episodios no continuados, es decir en cada capítulo la historia comienza y termina.

Tal fue el éxito de la primera entrega que Brooker produjo tres episodios más y un especial de navidad. La segunda temporada ganó un Emmy a la Mejor Miniserie Dramática y rápidamente se convirtió en la joya predilecta de los seriéfilos del mundo entero.

“Oscura”, “satírica”, “intrigante” y “mordaz” son algunos de los calificativos que describen la nueva antología de Black Mirror, ahora producida y emitida por Netflix. 

Muchos de sus fans creen que esta última entrega no es tan pesimista y apocalíptica como las anteriores, por ser producida en EEUU. Sin embargo, Brooke -quien también guionizó todos los episodios- se reinventa explorando nuevos géneros como el terror, el policial, la comedia negra y hasta el romance, manteniendo siempre el mismo eje central: la amenaza de la era digital.

La tercera temporada de Black Mirror propone seis nuevas historias:

En el primer episodio, “Nosedive”, Bryce Dallas Howard encarna a una chica obsesionada con subir su score en las redes sociales en un mundo donde la aceptación social se mide por “estrellas”. “Nosedive” fue dirigido por Joe Wright, el aclamado director de Atonement y Pride & Prejudice, y el papel de Howard le valió una nominación del Screen Actors Guild como Mejor Actriz. 

En “Playtest”, Wyatt Russel interpreta a un mochilero que prueba un videojuego de realidad virtual en una casa embrujada. Calificado como el episodio más terrorífico, “Playtest” fue dirigido por Dan Trachtenberg, director de 10 Cloverfield Lane, nominada al Mejor Filme de Terror por el Broadcast Film Critics Association.

El tercer episodio, “Shut Up and Dance”, no sucede en el futuro, sino que podría ocurrir hoy: un hacker obliga a dos extraños a cometer crímenes amenazándolos con publicar imágenes comprometedoras en las redes. Un adolescente es filmado masturbándose y un hombre casado recibe fotos de su affair con una prostituta. El dúo que recuerda a Walter y Jesse de Breaking Bad, es encarnado por Alex Lawther y Jerome Flynn  de Game of Thrones. El director de Shut Up and Dance, James Watkins, dirigió el thriller The Woman in Black con Daniel Radcliff.

Considerado como el episodio menos oscuro, pero el más emotivo, “San Junipero” es una historia de amor entre dos lesbianas que desafían tiempo y espacio. Este guión fue el primero que Brooker escribió para esta temporada, y se inspiró en la terapia de nostalgia para pacientes de la tercera edad. 

La trama del quinto capítulo, “Men Against Fire”, gira en torno a un soldado que defiende a un pueblo acosado por mutantes infectados por un virus letal. Luego descubre que su percepción está alterada por un psicólogo maquiavélico interpretado por Michael Kelly de House of Cards. 

El Season Finale, “Hated in the Nation”, es un largometraje protagonizado por Kelly Macdonald, protagonista de la serie Boardwalk Empire. Macdonald encarna a una detective que investiga una serie de asesinatos dictados por las redes sociales. Los showrunners ya revelaron que algunos personajes de este episodio aparecerán en la cuarta temporada, anunciada para octubre de 2017.

La tercera antología de Black Mirror es -sin duda- la más ambiciosa y la más audaz. Su creador ya lo dijo: “La tecnología como toda droga, deja secuelas”. Por eso, si no quieres hacerte adicto a esta serie de culto, mejor no veas tu reflejo en el “espejo negro”. Es cruelmente delicioso.