Bloodline

imagen

Gory Patiño

Compartir en:


 Bloodline 
 El retorno de la oveja negra de Netflix 


Toda familia tiene una oveja negra. En el caso de los Rayburn, esa oveja se llama Danny (Ben Mendelsohn) y su retorno a casa causa la reaparición de las heridas y los secretos más oscuros, cubiertos durante mucho tiempo.


Bloodline es un drama familiar policial creado por Daniel Zelman y los hermanos Todd y Glenn Kessler,  las mentes maestras detrás de Damages y The Sopranos.


Su tercera temporada fue estrenada recientemente en Netflix, que ya anunció que esta entrega marcará el fin de una serie que ha sabido cosechar grandes halagos de la crítica y múltiples nominaciones a las actuaciones de Mendelsohn y de Kyle Chandler, que interpreta a John Rayburn, el protagonista de la historia.


Pero, ¿por qué cancelar abruptamente una saga que inicialmente estaba proyectada para ser contada en cinco temporadas?  ¿Es Bloodline la oveja negra de la familia Netflix?


Bloodline gira en torno a la dinastía Rayburn, propietarios de un hermoso hotel ubicado frente a las paradisíacas playas de Florida. John es el hijo mayor, el policía que mantiene la familia en equilibrio, y cuando muere el patriarca Robert Rayburn, encarnado por el legendario Sam Shepard, John toma su lugar…. O al menos lo intenta, hasta que aparece el menor de los hermanos, Danny.


“John es un buen hombre, es muy buen hombre, pero hizo algo malo” plantea el logline de la serie. John llega a cometer un pecado imperdonable: asesinar a su hermano Danny por poner en riesgo el prestigio de la familia al traficar droga desde el mismo hotel, patrimonio familiar y núcleo del clan Rayburn.


El brutal asesinato de Danny marca el final de la primera temporada, mientras que la segunda termina con otro homicidio. El oficial Marco Díaz (Enrique Murciano), ex-pareja de la hermana abogada Meg Rayburn (Linda Cardellini), descubre que Danny fue asesinado por su colega John en complicidad con sus dos hermanos. Entonces, el hermano del medio, Kevin Rayburn (Norbert Leo Butz), mata a Díaz golpeándolo violentamente con una estatua en la cabeza.


La tercera temporada arranca con Meg confesando la verdad a su madre, interpretada por la gran Sissy Spacek, quien en lugar de reaccionar con rabia y dolor, decide fríamente tapar los rastros que podrían implicar a sus hijos en el crimen.


Otras grandes figuras se suman al estelar elenco de Bloodline, como la nominada al Oscar, Cloe Sevigny, que hace de la ex-amante de Kevin, y el icónico John Legizamo, que interpreta a un colega de Danny que llega al hotel para cobrar deudas pendientes y extorsionar a la familia.


El excelente equipo de escritores de las serie incluye al aclamado novelista Dennis Lehane (“Mystic River”, “Gone, Baby, Gone,”, “Shutter Island”). Los intrigantes guiones, las grandes actuaciones y la vibrante cinematografía de los Cayos de Florida, son elementos que sostienen el lento tempo del montaje, aunque la ausencia del talentoso Mendelsohn en las últimas temporadas se hizo presente y decepcionó a muchos seguidores.


El papel de la oveja negra lo toma Kevin en la segunda entrega ya que se intensifica su adicción a la cocaína y eso pone bajo riesgo el plan maestro de John, quien es constantemente atormentado por el fantasma de Danny. Los productores mataron el papel de Mendelsohn pero no pudieron enterrarlo. Bloodline significó una catapulta para la carrera del actor australiano que llegó a convertirse en el villano de la última entrega de Star Wars, Rogue One.


Pero, ¿fue la muerte de Danny la muerte de Bloodline?


John Leguizamo, en una entrevista al Hollywood Reporter, señaló que el sorpresivo anuncio de Netflix de cancelar Bloodline después de su tercera temporada, afectó a su personaje Ozzy, que según los creadores, era preponderante en las temporadas cuatro y cinco, que nunca verán la luz.


Negando los rumores de que Bloodline continuaría en otro estudio, los creadores tuvieron que condensar el final de la historia en una temporada de 10 episodios en lugar de 13, como las primeras dos entregas. Ya podemos ver en Netflix esta última temporada.


¿Estará la entrega final de Bloodline al mismo nivel que las anteriores? Ojalá que sí. Ojalá que el retorno de la oveja negra de Netflix no haya sido en vano.