ElectroBang, Arca

imagen

Alvaro Conejo Arce

Compartir en:


 ElectroBang 
Arca Transgresión y vanguardia para la música electrónica

Alejandro Ghersi, mejor conocido como Arca, es un productor venezolano que con apenas 26 años ha logrado convertirse en bandera de la experimentación y la electrónica contemporánea. Su original sonido, atrayente y extraño, le ha permitido trabajar como productor para FKA Twigs (EP2 y LP1), como consulting producer para Kanye West (Yeezuz) y como co-producer para Björk (Vulnicura).  Su proyecto más reciente como colaborador fue nada menos que con Frank Ocean, para quien grabó el breve interludio “Mine”, que fue incluido en el álbum Visual Endless.


Nacido en Caracas, desde los siete años pasó clases de piano. A los 10 comenzó a componer melodías y a transcribir sus canciones preferidas. Eventualmente aprendió a tocar guitarra y siempre le interesó más componer que tocar piezas de otros artistas. A los 17 años se muda a Nueva York para estudiar en la Escuela de Artes y Ciencias de la Universidad de Nueva York, y es allí donde empieza a aproximarse a su sonido actual y donde aprende a usar herramientas tecnológicas para hacer su música.


Las creaciones sonoras de Arca se desvían de las nociones convencionales de la melodía y el bajo. Es más probable que su música te haga pensar a que te haga bailar. Alejandro es hoy en día el centro de atención de los oídos más vanguardistas de la industria musical que buscan hacer propuestas pop más interesantes.


Como solista, Arca ha producido tres EP’s y tres álbumes de estudio. Su sonido es una extraña pero interesante mezcla entre la experimentación pura, una amalgama de ritmos oscilantes y bajos voluptuosos. Sus influencias musicales son diversas como Autechre, Nine Inch Nails y Marilyn Manson o artistas más electrónicos como Aphex Twin, Björk y Massive Attack. En la actualidad sus tracks demuestran un relajado despliegue de virtuosismo y tienen mucho más de él mismo que de otros: un piano análogo de sonido tranquilo, sintetizadores que parecen derretirse, cuerdas semi tonales, voces robotizadas con vocoders y su delicada y melodramática voz en castellano, que tiende un puente invisible pero solidísimo entre la Björk más libre y la Anohni más lírica.


Su último álbum es una obra maestra. Tras sus dos primeros trabajos (Xen y Mutant), este disco fue una sorpresa mayúscula para la escena electrónica mundial en cuanto a sonido y producción. En este trabajo Arca hace uso de su voz por primera vez y ésta es la verdadera protagonista de un disco en el que Alejandro Ghersi suena más vulnerable que nunca y, por consecuencia, más libre. “Aquí están mi voz y mis entrañas: son libres de juzgarlas”, decía Alejandro en la nota de prensa del álbum.


Este disco es una mezcla entre la música tradicional venezolana (utiliza letras de Simón Díaz) y la electrónica más actual y transgresora. Las 13 canciones de este último trabajo dibujan un universo asfixiante y melancólicamente precioso, Alejandro nos lleva por distintas capas sonoras que contienen una lírica escrita con la emotividad más visceral y valiente. Este tercer trabajo es un trabajo de confirmación, de auto-reafirmación y de consolidación. El venezolano se muestra con una sinceridad y un sentimiento aplastantes, y nos arrastra a su universo, consiguiendo que nos emocionemos junto a él. Arca es un disco que duele, que se siente y que cura. Una música medicinal muy real y necesaria.