Gamers noviembre

imagen

Mario Diego Daza Vargas

Compartir en:


 GAMERS 

Los videojuegos más importantes

 

CUPHEAD

Siempre es bueno, para una persona interesada en los videojuegos, encontrar joyas ocultas que no estaban en el radar y que se convirtieron, de la noche a la mañana, en favoritos. Esto es exactamente lo que me pasó con Demon’s Souls, allá por el 2009. Sin estar buscando, apareció en mi vida y cambió, en parte, la forma en la que me aproximo al medio. Comienzo con esta anécdota, porque sucede algo similar con Cuphead, juego del que vamos a hablar hoy. En un periodo donde los nuevos lanzamientos comienzan a salir con poca diferencia de tiempo uno del otro, se debe poner especial énfasis en los títulos que tienen menos presencia en nuestros radares. Otro motivo por el que es necesario hablar de este juego es porque representa una de las pocas oportunidades en las que podemos analizar un lanzamiento exclusivo para la Xbox One. Y, finalmente, no tendría mucho sentido hablar de un juego poco conocido y exclusivo de una consola a la que no le hemos dado mucho énfasis, si es que el juego no fuera de calidad; Cuphead es un juego que exuda personalidad y, sobre todo, dificultad. Pero, ¿qué es exactamente Cuphead? Es un juego de plataformas reminiscente de Contra, Battletoads y Teenage Mutant Ninja Turtles. Tiene una presentación similar a la de las caricaturas de los años 30, una banda sonora contagiosa y un alto nivel de dificultad, tanto en las secciones de plataforma como en los enfrentamientos contra los jefes de cada nivel. El jugador tiene que ir de un lado al otro disparando todo lo que se le aparece, con el desafío de no ser tocado por nada que se presente en la pantalla; todo puede matar a los personajes, y sólo se tienen tres vidas antes de perder la partida. La historia es relativamente simple, Cuphead, el protagonista, pierde una apuesta con el diablo y debe terminar el juego para que esta deuda pueda ser saldada. Los gráficos son lo que más sobresale en el título, con una gran atención al detalle por parte de los desarrolladores, con fondos pintados a mano y mucha imaginación a la hora de presentar a los jefes finales, los cuales son visualmente sorprendentes y presentan una mecánica de juego novedosa: al igual que en muchos títulos, después de recibir mucho daño, los jefes cambiarán su forma; la diferencia radica en que los ataques y las formas cambian aleatoriamente, lo que hace que el jugador tenga problemas a la hora de tratar de memorizar patrones e idear estrategias. Finalmente, un elemento que hace que el juego sea tan recomendable es la posibilidad de jugar entre dos personas offline. Esto hace que la dificultad aumente, pero también aumenta el desafío y la diversión. Cuphead no es un título para todos -sin duda su dificultad puede alejar a varias personas-, pero la presentación, los jefes y la música hacen que este título exclusivo para Xbox One sea altamente recomendado.

 

Destiny 2

Desde que Bungie (desarrollador de Halo) anunció que dejaría de crear juegos exclusivamente para Xbox, se generó una gran expectativa a la hora de ver cuál iba a ser su nuevo proyecto. El año 2014 llegó al mercado Destiny, y a pesar de que no cumplió con todas las expectativas que prometía (fue considerado uno de los juegos más caros de la historia), llegó a crear una afición de culto que se introdujo, con todo, en el juego. En este 2017 Bungie promete, con Destiny 2, mejorar todos los aspectos que se quedaron cortos en el título original. En muchos sentidos, esta promesa es cumplida, y con creces. Destiny 2 tiene un mayor enfoque en la historia; los personajes, tanto nuevos como recurrentes, están bien escritos y ayudan al desarrollo de la trama; el enemigo principal tiene intenciones claras y no se limita a unas cuantas escenas, sino que está presente en varias partes del juego. El mundo en el que se lleva a cabo la historia está más trabajado, con varios lugares por explorar, NPCs que dan misiones paralelas y varios eventos por descubrir. La mecánica del juego sigue siendo fenomenal, la forma en la que se dispara es responsiva y los controles son excelentes. Los gráficos y la música contribuyen a vivir una experiencia más cinematográfica. Lastimosamente, no hay una variedad grande de enemigos; y en varios lugares los jugadores tendrán que pasar mucho tiempo adquiriendo botines. Para los modos de juego en línea, Destiny 2 sigue dando diferentes opciones: Strike permite hasta tres jugadores a enfrentarse a hordas de enemigos para una pelea final con un jefe; Crucible permite contiendes de cuatro contra cuatro; y las tradicionales Raids, donde seis personas se enfrascan en búsquedas y objetivos. Hay que notar que Bungie ha hecho todo lo posible para mejorar la experiencia en Destiny 2, es por eso que lo recomendamos a fanáticos de la serie, y a las personas interesadas en introducirse en este mundo por primera vez.

 

FIFA 18/PES 18

La pregunta eterna, ¿PES o FIFA? La verdad, en este espacio no vamos a contribuir mucho a responder la pregunta; durante estos años, he podido disfrutar ambos. Sin duda, cada uno tiene algo que ofrecer. En esta oportunidad vamos a hablar un poco sobre las cosas que cada título presenta de novedoso, y así cada lector podrá decidir qué juego le conviene.

Empecemos por FIFA. Parece que cada año EA se encarga de mejorar la presentación, y se rompe cada vez más la barrera entre realidad y videojuego. Más allá de aspectos estéticos, en FIFA este año se da mayor énfasis al ataque; que los partidos entre amigos terminen con resultados abultados no debe sorprender a nadie. En FIFA 18 se continúa con el camino de Alex Hunter en Journey, con más opciones de diálogos y mayor presencia en su futuro. En FIFA Ultimate Team, se van a poder armar equipos con jugadores de todo el mundo, con la presencia de algunas leyendas, y ahora se puede jugar contra planteles creados por otros jugadores sin la necesidad de un partido en línea. FIFA sigue manteniendo una rigurosidad a la hora de la presentación, mejorando la maniobrabilidad y los componentes en línea.

PES 18 por su lado, no quiere quedarse atrás a la hora de dar realismo a los partidos. Konami nuevamente se vale del Fox Engine para esta iteración de la franquicia. Esto hace que los jugadores, el terreno y los estadios tengan una gran aproximación con la realidad. Donde PES 18 sobresale es en la jugabilidad; todo se siente preciso y natural, hay un ritmo metódico a la hora de hilvanar jugadas, los controles son responsivos y las jugadas a pelota parada requieren de mucha estrategia, pero al mismo tiempo, el juego te ofrece diferentes opciones. Un problema que ya se viene acarreando en el juego desde hace un tiempo es la falta de licencias; esta carencia en nombres de equipos y ligas abstrae un poco del realismo que busca conseguir.

Estas son las opciones para este mes: un juego con mucha personalidad, un juego que mejora en su secuela y dos títulos que tienen muchas ventajas para aquellos que disfrutan del deporte rey.