La Perseguidora, un viaje musical entre lo analógico y lo electrónico

imagen

Alvaro Conejo Arce

Compartir en:


 LA PERSEGUIDORA 

Un viaje musical entre lo analógico y lo electrónico


La Perseguidora es un proyecto musical compuesto por seis músicos y enfocado en hacer música electrónica con sintetizadores reales, control de voltaje y MIDI. El grupo acaba de lanzar su segundo disco, interpretado y grabado en vivo. Sin duda, se trata de una propuesta fresca y renovadora para la escena electrónica nacional.

Conversamos con Jorge Zamora, productor de la banda, quien estuvo muy abierto y predispuesto a hablar con BANG! sobre su visión artística, su música, su búsqueda y su experimentación sonora.


¿Cómo se inicia La Perseguidora? ¿Cómo nace esta pasión por los sintetizadores?

El proyecto se inició el año 2012. Andrés Marías y yo decidimos explorar un proyecto musical disco-punk sin la más mínima pretensión de nada, aprovechando además, el hecho de que Andrés no tenía ningún tipo de formación musical, lo cual me pareció interesante en cuanto a la esencia punk del grupo. ¡No imaginábamos grabar dos discos!

Mi pasión por los sintes nació hace muchos años, debido a mi interés por la creación de timbres y sonidos, algo que compartimos con el resto de muchachos de la banda, en especial con Mikael y Alejandro.


¿Cómo definirías la música que hacen?

Como un tren que atraviesa varias líneas de tiempo y estilos musicales, unidos bajo un ritmo motórico, bailable y circular.


¿Cuál es la búsqueda de la banda musicalmente hablando? ¿Cuáles son sus influencias?

Nuestra música se nutre de muchas corrientes. En lo formal responde más al jazz y la música clásica; me gustan mucho los instrumentales y el desarrollo no aparente del material en un tiempo relativamente largo, como en la música nativa andina. Por otro lado, tenemos influencias de la música afro-latinoamericana, el funk, el disco y el punk.


¿Cómo fue el proceso de producción, grabación y mezcla de este nuevo disco?

La producción del disco se fue realizando durante los ensayos, es decir, fuimos adaptando y reversionando los temas del primer disco para poder ser interpretados en vivo; extrayendo aquello que era esencial de cada pieza y dando espacio a lo nuevo que surgía también. Todo este proceso seguía una línea estética que yo iba delimitando progresivamente para no perder el horizonte y el estilo de la banda.

La grabación fue realizada después de nuestra primera presentación en junio de este año. Grabamos tres tomas enteramente en vivo del repertorio y decidimos lanzar en el disco la tercera toma, que fue la mejor, a nuestro entender. La grabación fue realizada en el estudio Black Lodge en La Paz por el ingeniero Paco Aguilar y David Roland, dos grandes amigos y colegas. La mezcla la realicé yo en mi estudio personal, con la asistencia de Alejandro Ustárez y Mikael Bildt, ambos miembros de la banda.


¿Qué diferencias encuentras entre el primer trabajo en estudio y este nuevo disco grabado en vivo?

Me parece que lo fundamental fue el poder contar con más personas en el proceso de reversión de cada pieza; esto añadió frescura y distintos puntos de vista. Además pudimos unir todas las partes en una sola obra sin pausas, algo que teníamos en mente durante la producción del primer disco pero que no pudimos realizar. Por último, eliminamos todas las líneas vocales, las cuales no eran muchas, pero así pude consolidar la idea de hacer un disco de instrumentales.


¿Cómo ves la relación del estilo de música que hace La Perseguidora con la cultura y sus espacios en La Paz?

Existió un buen recibimiento por parte de los seguidores de la música electrónica y de la música en vivo, lo cual muestra que nuestra cultura cada vez se expande más, La Paz se convierte en una ciudad verdaderamente multicultural, donde ya no sólo existe espacio para el folklore, el rock, el tributo y el autotributo, sino también para propuestas diferentes, como la nuestra.

Siendo una banda de seis integrantes y con mucho equipo, es difícil encontrar espacios adecuados, pero por el momento apuntamos a la autogestión de las tocadas. No obstante, quisiéramos, de ser posible, tocar en algunos teatros de la ciudad en un futuro próximo.


Tocadas o planes a futuro de la banda…

Planeamos presentar el nuevo disco en otras ciudades del país; es nuestra meta a corto-mediano plazo. A largo plazo, estoy preparando los demos para un tercer disco, que con suerte saldrá a la luz el próximo año.


La Perseguidora está integrada por:

Yamaha Dx7, Korg Ms2K, R3, secuencias, bajo, clavinet: Jorge Zamora

ARP Axxe, Toy Piano, kalimba: Andrés Marías Rojas

Cowbells, sambago, pandereta y maracas; TS306 electronic drum: André De Oliveira

Batería: Mauricio Toledo

Guitarra eléctrica: Alejandro Ustárez

Korg MS 20 mini, bass synth: Mikael Bildt