Nicola Cruz

nicola
imagen

Alvaro Conejo Arce

Compartir en:

Nicola Cruz

Nicola Cruz es un talentoso productor, músico y DJ nacido en Francia con raíces muy latinas. Actualmente vive en Quito, Ecuador. Su música traduce paisajes andinos y los combina con música electrónica con el afán de proyectar ritmos y rituales de su tierra. Ha participado en importantes festivales internacionales como el Mutek en México, Sonar en Barcelona, Estéreo Picnic en Bogotá, Electro Selvámonos en Perú, y ahora prepara un show para Lollapalooza en Argentina. Estuvo de visita en La Paz, donde realizó una brillante presentación en el Jardín Japonés junto al artista visual Fidel Eljuri. Con la sencillez y cordialidad de los grandes, Nicola estuvo muy abierto y predispuesto a hablar con BANG! sobre su visión artística, su música, su búsqueda y su experimentación sonora.

Hay una fuerte conexión entre tu música y tu entorno natural, sus paisajes y cultura. ¿Cómo llegaste a encontrar ese sonido? ¿Cómo llegas a esa experimentación que combina el folclore de nuestra región con ritmos electrónicos?
Siempre me he encontrado inducido en la cultura ecuatoriana sin pretender que así haya sido. En Ecuador existe mucha cultura en todo lado; es un país que ha mantenido el folclore vivo en la medida que es posible hoy en día. Me resulta natural pensar que mi música haya resultado así; por sí sola fue encontrando,  explorando y experimentando con paisajes andinos.

¿Cómo definirías la música que haces? ¿Fusión? ¿Qué es?
No me gusta subcategorizar la música porque me parece que ya hay demasiados subgéneros hoy en día, entonces yo diría que es música influenciada por las tradiciones del mundo, música global.

¿Cuál es tu búsqueda como músico? 
En mí siempre está esa curiosidad interna de seguir explorando en diferentes rincones del mundo. Viajar me ha permitido eso, seguir indagando, ya sea el momento de comprar discos o de tener el chance de escuchar una banda endémica del lugar. Mantenerme ecléctico en lo que hago es el principal motivo mío.

El año pasado tocaste en muchísimos festivales, más de 100 shows en todo el mundo. ¿Qué experiencia te deja el 2016 con tu música?  
Esa cuestión de atreverse a presentar en vivo mis canciones me costó mucho tiempo; a muchos productores les cuesta dar ese paso, y sin duda (el) 2016 consolidó mi manera de sentirme cómodo presentando absolutamente todo lo que hago en el estudio. Ahora siento muchas ganas de sacar material nuevo para ver cómo reacciona el público de todas partes. Ha sido muy enriquecedor a nivel performance sobre todo.

Últimamente has trabajado en muchos remixes. ¿Cómo ves este trabajo de hacer cosas nuevas con tracks que no son tuyos?
Me encanta la idea de hacer remixes porque te sientes de alguna manera menos responsable. Cuando trabajas en un tema tuyo, es 100% tu autoría y cada cosita la cuidas un montón. 

No me gusta subcategorizar la música, entonces yo diría que es música influenciada por las tradiciones del mundo, música global.

Fotografía: AFKA