Odas, luego de mucho tiempo nos dicen: Somos Odas

imagen

Dieter López Strauss

Compartir en:


 ODAS 

Luego de mucho tiempo y profesionalismo, ahora nos dicen: SOMOS ODAS

 

ODAS, la banda de raíces cochabambinas que reside en Miami, llegó al país en una pequeña gira promocional de su nueva producción: SOMOS ODAS. En su paseo por la ciudad maravilla pudimos conversar con Carlos Iriarte, Camilo Machado, José Nouel y Karla Iriarte sobre algunos aspectos clave del nuevo material y sobre la visión de la industria que tienen ellos, que están en un entorno muchísimo más competitivo.


 ¿Cómo fue el proceso de este nuevo material?

Carlos: Dijimos que necesitábamos sacar ya nuevo material, escribimos unas 20 canciones, ideas, maquetas, etc. Escogimos lo que más nos gustaba y lo que creímos tenía más potencial. Luego empezamos a pulir las ideas, escogimos las seis canciones que están en el EP y comenzamos a trabajarlas; escuchamos mucha música y hace un año sacamos el primer single.

Karla: “Tú” fue el primer single del EP, sin embargo, en ese momento no teníamos todo el material del disco. Sabíamos que queríamos sacar material porque el primero ya había salido el 2012, pero ya no un disco entero de 12 canciones que en el mercado ya no se mueve tanto así; son más los singles los que están moviendo la industria en el mundo. Entonces sacamos “Tú”, sacamos “Sola” y “Nadie Más”, y estamos un año después en Bolivia promocionando todo el EP, pero es un proceso largo y detallista.

Carlos: El disco lo produjimos nosotros, lo grabamos en nuestro estudio The Music Dorm Studios, lo masterizamos en Sage Audio en Nashville y yo mezclé el material.


¿Cómo llega el tema de Sony?

Carlos: Fue mediante un sello independiente que se llama AFÓNICO, donde nos conocimos con el dueño en algún evento. Le gustó lo que hacemos y él nos hizo de puente para sellar un contrato de distribución con Sony Music.

Karla: Firmamos el contrato recién como hace tres semanas, pero en realidad la charla con Martín (dueño de Afónico) fue desde el 2014, cuando estuvimos en el reality show de TELEMUNDO: estuvimos encerrados casi tres meses grabando con La Ley, Elvis Crespo y se contactó Martín por inbox solicitándome un video en vivo de la banda. Para este reality audicionaron más de 120 bandas alrededor del país y quedamos entre las cuatro seleccionadas, entonces de alguna manera él se interesó en la banda y empezamos a hablar.

Lo de Sony llegó tiempo después. No teníamos el material aún, entonces lo apuramos un poco para tener el EP y así poder tener material para mover con Sony, además que es el requisito para entrar a varios lugares, Grammy, etc. Y para nosotros es algo súper lindo y gratificante ya que estamos trabajando en este proyecto hace años.

Carlos: El hecho de sacar los singles también nos ayudó a llegar a Sony: vieron el material, dijeron que estaba bien y apostaron por nosotros para tener material a distribuir.


¿Cómo fue la receptividad de la gente a los singles de SOMOS ODAS?

Camilo: La evolución que tuvimos del material pasado a esto, nos mostró que en la gente la recepción vino bastante bien, porque trabajamos hasta en el último detalle del material que queríamos sacar hasta el punto de que todos estemos satisfechos no sólo a nivel musical, también a nivel imagen y el equipo. Hay gente que le encantó la propuesta, todos tienen su favorita pero en general las seis canciones pegaron muy bien.

Karla: El trabajo en identidad con las canciones fue muy importante; incluso cuando estábamos pensando en qué se iba a llamar este EP, queríamos que sea algo rico que llame la atención, y por otro lado gracias al tema que sacamos el año pasado con Matamba y D-Glein, se formó un grupo de fans por Whatsapp que se mueven muchísimo, y se formó un grupo de fans muy fieles que te apoyan 100%. De ahí el nombre del club se llamó Somos ODAS, y decidimos  tomar ese nombre porque es como una reintroducción con una identidad más sólida que se refleja en nuestras canciones.

Carlos: Es el material más natural que ha salido de nosotros y eso nos gusta mucho. Obviamente, uno escucha referencias y tendencias pero lo bueno es que pudimos rescatar algo con lo que más nos hemos identificado; es muy sincero.


¿Cómo ven la movida latina en el mercado internacional?

Carlos: El mercado allá es muy complicado: todo ha evolucionado, incluso la misma musicalidad del reggaetón ha cambiado, todo está más fusionado. Pero presiento que cada año la demanda busca más música de banda; lo programado o sintético está bajando, esto también porque la industria tuvo un repunte interesante en cuanto a show. Se está abriendo el mercado a propuestas más de este lado del continente. La cosa es tener un buen material, esa es la clave.

Karla: lo importante es trabajar, profesionalizar tu propuesta; sólo así puedes llegar a pegar bien. La música es mucha pasión: no va mucho por el género, va por la propuesta. Hacer una canción que pegue a miles de personas no es fácil.


¿Cómo ven el mercado boliviano?

Karla: Lo que vemos desde afuera es que la industria está creciendo y cambiando. Si bien no hay un exponente aún que nos represente, el público está apoyando a los proyectos nacionales. Un ejemplo de eso son los festivales donde se apoyan a los locales tanto como a los extranjeros.

La clave sería que la industria se una y empecemos a salir al exterior. Tenemos que romper un poco esos miramientos de envidia, porque somos el país más atrasado en aspectos de representatividad.

José: Afecta también la accesibilidad a la música; acá sigue siendo muy limitado. En mercados más avanzados puedes tener toda la música del mundo por pocos dólares y el hecho de que acá sea más limitado retrasa en la evolución. Hay que ver la forma de proyectar más consumo musical por cualquier vía.

Karla: La música también debe ser un negocio, no por ambición sino por dedicarte a hacer lo que amas; es básicamente profesionalizar el rubro musical, por lo que hay que invertir, es una carrera costosa. No por sólo hacer buena música vas a lograrlo porque la cadena debe moverse y todos deben ganar; eso va de la mano de la seriedad. Por ejemplo, tenemos tres tocadas en el interior muy pequeñas. Recibí un mensaje de un amigo mientras pasábamos por Bogotá donde me pedía que lo deje entrar a la tocada que vamos a realizar en Cochabamba… La gente debe pagar, apoyar. Para nosotros no es gratis llegar hasta acá, y miles de músicos necesitan ese apoyo.