Queens Of The Stone Age, el rock no es para todos

imagen

Pedro Pablo Siles

Compartir en:


 QUEENS OF THE STONE AGE 

El rock no es para todos


El rock está de capa caída. Todos lo saben. El gran género popular de la segunda mitad del siglo XX ya no está aquí para cambiar el mundo. Sus grandes héroes no han vuelto a ser más famosos que Jesús y hace mucho tiempo que un disco de rock no sacude el mainstream musical. Y aunque las descargas digitales han contribuido a democratizar las posibilidades de difusión para todos, también han implicado que el concepto mismo de álbum se vea amenazado y a que los artistas no puedan depender de la venta de sus discos.


Pero no todo está perdido. Mientras haya disidentes que puedan hacer oídos sordos a las voces de alarma, siempre habrá rock.  Porque a fin de cuentas, las constantes actas de defunción no suelen venir de adentro. Y el rock no está muerto, no. Simplemente, ya no es para todos.


Josh Homme parece estar muy consciente de todo esto. El líder y fundador de Queens of the Stone Age sabe perfectamente que lo suyo no es para todo el mundo. Quizás tenga algo que ver con su formación en la escena stoner, surgida en el desierto californiano a principios de los años 90. Claramente, no había un norte comercial muy apremiante en un estilo que buscaba conciliar la distorsión del heavy metal con las melodías de la psicodelia, la ambientación del doom metal y el espíritu lisérgico del acid rock. Como guitarrista de Kyuss, Homme aprendió a cultivar el sonido y conoció a varios de los músicos que luego formaron parte de su nuevo proyecto.


Después de la disolución de Kyuss, Homme se pasó unos meses como guitarrista de Screaming Trees, donde trabó amistad con el vocalista Mark Lanegan. Finalmente, decidió fundar su propia banda y explorar su propio caudal de ideas cada día más específicas. Homme grabó una sesión de temas nuevos en Seattle y publicó un EP bajo el nombre Gamma Ray, aunque tuvo que desistir de utilizar el mote cuando una banda alemana de metal llamada igual presentó una obstrucción legal. La nueva banda pasó a llamarse Queens of the Stone Age, que era el apodo que el productor Chriss Goss usaba para referirse a Kyuss.


Tras un segundo EP (compartido a medias con la antigua banda de Homme), el primer álbum de la banda, de título homónimo, se publicó en 1998. Varios de sus ex compañeros, incluyendo a Goss y al baterista Alfredo Hernández, colaboraron en la grabación del material, que incluía “If Only”, tema proveniente de las sesiones de Gamma Ray.


Nick Oliveri, antiguo bajista de Kyuss, entró a la banda tras finalizar las sesiones de estudio y ayudó a forjar el sonido de los dos siguientes discos. El segundo álbum de la banda, Rated R, del año 2000, fue recibido con gran entusiasmo de parte de la crítica. Canciones como “Feel Good Hit of the Summer” y “The Lost Art of Keeping a Secret” abrieron el camino hacia el mainstream. Otras, como “Monster in the Parasol”, habían aparecido originalmente en las Desert Sessions de Homme y encontraban su forma definitiva en el disco de QotSA, algo que terminaría siendo recurrente en los siguientes álbumes. Josh había fundado las sesiones en 1997 con la idea de juntar a diversos músicos del desierto de California para improvisar, componer sobre la marcha y registrar todo lo que ocurriese.


El gran salto al reconocimiento internacional llegó dos años después con Songs for the Deaf, la obra maestra de 2002. Fascinado con la banda, Dave Grohl había ingresado en sus filas a fines de 2001 con la intención de participar en la grabación del siguiente disco. Regresaban Oliveri y Mark Lanegan, que ya había grabado voces en R, mientras que hacía su debut Alain Johannes, uno de los colaboradores más importantes de Homme. El álbum expandía aún más la paleta sonora del grupo e incluso se permitía apelar al gran público sin sacrificar la experimentación o el poderío intrínseco de la banda.


Después de Songs for the Deaf y su respectiva gira, Grohl retornó a sus actividades con Foo Fighters y Oliveri fue expulsado de la banda por Homme. Aunque los seguidores del grupo llegaron a preocuparse por la ausencia de uno de sus miembros más distintivos –Oliveri, además de tocar el bajo, cantaba en varios temas-, el siguiente álbum demostró nuevamente que el motor y fuente compositiva principal de QotSA siempre había sido Josh Homme. Ingresaron Joey Castillo en la batería, y el ex guitarrista de A Perfect Circle, Troy Van Leeuwen, que junto a Homme y a colaboradores habituales como Lanegan y Johannes registraron Lullabies to Paralyze, una de las mejores producciones de la banda.


Dos años después, la oscura sensualidad de Lullabies dio paso al vértigo distorsionado del siguiente álbum: Era Vulgaris. Esta vez la alineación básica se mantuvo, aunque no dejaron de hacer su aparición algunos invitados, incluidos Trent Reznor de NIN y Julian Casablanca de The Strokes.


Acabadas las giras promocionales del disco, cada miembro se dedicó a sus propios proyectos. Homme fundó Them Crooked Vultures junto a Grohl y al bajista de Led Zeppelin, John Paul Jones. El proyecto llegó a publicar un excelente disco de nombre homónimo a fines de 2009.


Meses después, Homme sufrió complicaciones tras una fallida operación de la rodilla. La inmovilidad y el encierro terminaron sumiéndolo en una profunda depresión que lo llevó a cuestionar el futuro de la banda. Afortunadamente, con el apoyo y el incentivo de sus compañeros, Josh regresó a los escenarios para la gira de relanzamiento del primer disco de Queens of the Stone Age. Sumergido en el primer material de la banda, Homme comenzó a vislumbrar el siguiente paso a seguir…

… Like Clockwork, de 2013, volvió a superar toda expectativa, llegando a ocupar las posiciones más altas en las listas de mejores discos de ese año. La puerta giratoria de colaboradores de Homme esta vez trajo a Sir Elton John, a Alex Turner de Artic Monkeys, a Reznor y al propio Grohl, que grabó la mitad de las tomas de batería tras la salida de Castillo. Uno de los puntos más altos de esta gran banda californiana.


Durante los últimos años, los miembros del grupo han continuado girando y cultivando proyectos paralelos. Aparte de sus obligaciones con Eagles of Death Metal, su banda paralela, Homme produjo y participó activamente en el disco Post Pop Depression de Iggy Pop. No dejen de echarle un vistazo.


Felizmente, la larga espera por el nuevo álbum de estudio de QotSA ha llegado a su fin. Con el título de Villains, el disco promete un sonido algo más distendido con respecto a la precisión de Clockwork. Tratándose de Homme y los suyos, podemos esperar un álbum de rock potente, imaginativo y seductor. Porque mientras haya bandas como Queens of the Stone Age, el género estará a salvo, aunque no sea para todos.


La fecha de lanzamiento es este 25 de agosto. Todos atentos.